Los microcréditos en el panorama español

créditos empresas

Desde hace algunos años, el modo de conseguir financiación en España ha variado considerablemente. Debido la excesiva carga de deuda de la mayoría de las familias y la dificultad de conseguir liquidez de manera puntual para situaciones imprevistas por este motivo, muchas personas optan a los productos conocidos como mini préstamos para resolver estos inconvenientes, cómo pueden ser la cuesta de enero, averías de última hora que tengamos con el coche o pagos y facturas que la nómina mensual ya no pueda cubrir.

La mayoría de estas empresas son muy claras respecto a sus políticas y se comportan de manera muy respetuosa al avisarnos de que usemos sus productos de manera cabal y sean utilizados para imprevistos muy concretos, no para cancelar otro tipo de préstamos, ya que, aunque sean pequeñas cantidades de dinero, no es aconsejable entrar en un bucle de mini préstamos para resolver deudas de la misma naturaleza.

En la mayoría de las páginas web de este tipo de empresas podremos ver los datos correspondientes al TAE (aunque estas son cifras anuales, con el podemos calcular el precio de estos productos) o en su defecto, los honorarios del prestamos, que es como denominan a los intereses que generan los micro préstamos. Es también interesante conocer que algunas de las compañías ofrecen el primer préstamo de manera gratuita sin estos importes.

Numerosas empresas han surgido en nuestro país debido a estas necesidades de mercado y ya es muy habitual encontrar campañas de publicidad recurrentes en televisión o en las marquesinas de estaciones de tren como por ejemplo de las empresas Vivus y Que Bueno!

Puedes encontrar más información sobre ellas y sus productos paginas como por ejemplo Credito247.net que dispone de un listado con una gran cantidad de compañías y además bastante actualizada.

La facilidad y sencillez de estos comparadores online, nos permite calcular rápidamente que importe necesitamos para nuestro minicréditos así como los plazos de entrega y las cantidades máximas de las que podemos disponer. Al tramitarse casi toda la documentación vía telemática y casi en tiempo real, podremos sabe si nuestra solicitud ha sido aceptada en unos pocos minutos y disponer del dinero solicitado casi a la par si las entidades bancarias entre cliente y empresa coinciden.

Una de las grandes ventajas es que este tipo de compañías facilitan el préstamo a personas que puedan tener alguna deuda anterior y sus datos queden registrados en algún fichero de morosidad como puede ser el ASNEF.

Normalmente para estos casos se pide que las deudas contraídas no sean bancarias, como por ejemplo impagos en compañías telefónicas, y en algunos casos nos pedirán un máximo de endeudamiento si se diera el caso.

Como ya hemos dicho, no debemos usar este tipo de productos para pagar otras deudas de similares características, asique en el caso de que necesitemos más tiempo para devolver el préstamo, la mayoría de las compañías nos ofrecen un sistema de prórrogas que nos permiten dilatar los plazos en el tiempo pagando los intereses devengados y poder cumplir los vencimientos sin problemas.

Aunque hay un máximo de dinero que las compañías ofrecen en sus mini préstamos y que no suelen pasar de 1.000 euros, es habitual que para primeros clientes ofrezcan una cantidad intermedia menor, una vez devuelto sin problemas este primer importe, nos pueden conceder la cantidad máxima que muchas de ellas ofrecen.

Por lo tanto, este tipo de productos resulta una opción válida para esos imprevistos que se pueden dar en cualquier familia media española, evitando descubiertos en nuestra cuenta bancaria que es posible que salgan mas caros y poder resolver de manera rápida y eficaz estas situaciones puntuales.

diciembre 22, 2015