10 trucos para comprar barato online

Actualmente, los vendedores online se las han pensado todas para conseguir el mejor trato posible con cada venta. Afortunadamente, existen los expertos, cazadores de ofertas, capaces de efectuar compras baratas online con sus propios trucos. Aquí te explicamos cómo.

Cómo escapar la trampa de la “tarificación dinámica”

La tarificación dinámica es una estrategia que los vendedores online usan para ofrecer distintos precios a distintos compradores. Se basan en demanda, factores de mercado, y los patrones de navegación online y gastos de cada usuario. Por esto hay tantos cambios en las compras online cuando se compra por Amazon por ejemplo.

Se trata de una técnica que ha sido cada vez más pulida. Especialmente ahora que las páginas web pueden seguirle la pista al historial de navegación de cada usuario, consiguen un conocimiento íntimo de tu comportamiento online. Así, son capaces de usar estos datos para determinar los precios que te interesarían. Es decir, cuando vayas a comprar un producto, es posible que veas un precio más alto que alguien con otros hábitos de consumo con otro ordenador.

La mejor manera de evitar que te cobren un precio superior es borrar las cookies y desconectarte de tu cuenta. También puedes intentar usar la versión “privada” o “incógnito” de la pestaña de tu navegador. Así, las cookies no se guardarán mientras efectúas búsquedas por internet.

Deja productos en tu carro

Conéctate a tu cuenta de usuario, elije los productos que desees y déjalos reposar en tu carro de la compra. Los vendedores quieren cerrar el trato, así que buscarán formas de atraer tu atención. En unos días, es posible que consigas un email con un cupón, ofreciéndote un mejor precio.

Necesitas tener una cuenta de usuario en la tienda online para que funcione, y seguir conectado cuando salgas de ella. Es un truco que no servirá para todas y cada una de las páginas web. Aun así, es un truco utilizado por la mayoría de tiendas de categoría. Muchas de ellas ofrecen códigos de descuento o cupones para que completes la transacción y así cerrar el trato finalmente.

Busca cupones por ti mismo

Si no consigues códigos de descuento usando la estrategia del carrito abandonado, busca en páginas de cupones populares. No siempre funcionarán, pero han ayudado a más de uno a ahorrarse unas monedas.

Conéctate con las redes sociales

Si sigues a los vendedores en Twitter, Facebook, incluso suscribiéndote a su periódico, serás el primero en recibir ofertas. La mayoría de marcas premian a sus seguidores con cupones exclusivos o acceso temprano a las mejores ofertas.

Pide alertas por correo electrónico

Las compañías acostumbran a enviar cupones a aquellos que se encuentren en su lista de contactos. Algunas de estas ofertas son de un solo uso. Si te suscribes desde varias direcciones de email, serás capaz de usar múltiples cupones de descuento únicos. Además, muchas de estas tiendas ofrecen cupones de un 10% a un 20% de descuento simplemente por suscribirte.

Por supuesto, no lo hagas simplemente con tus tiendas favoritas. Subscríbete a sus competidores también. De esta forma, podrás comparar ofertas e incluso pedir mejores precios.

Organizando tu bandeja de entrada

Para mantener tu bandeja de entrada organizada, establece filtros que te ayuden a clasificar los emails en carpetas separadas. Las ventajas son simples: para empezar, tendrás todos los cupones en un mismo sitio. Podrás comparar tratos entre tiendas, y podrás consultar las ofertas cuando lo necesites, en lugar de dejar que te agobien.

Finalmente, serás capaz de aprender y detectar las tendencias con el tiempo. Un ejemplo con el que nos encontramos a menudo son los asuntos de los correos. Vemos las palabras “exclusiva” y “oferta” que nos prometen los mejores precios, pero una vez examinas el email ves exageraciones. Con el tiempo, verás que salen ofertas similares cada mes. De repente, esa oferta tan exclusiva ya no parece tan urgente.

Llama a atención al cliente

A veces no necesitas comprar nada cuando el cupón llega a tu correo electrónico. Pero, semanas más tarde, una vez el cupón ha expirado, uno de tus caros dispositivos se estropea. Justo entonces cuando el cupón ya no sirve. ¡Pero no sufras! Las compañías que te los proporcionan quieren que compres en su página, así que, si llamas a atención al cliente, lo más probable es que te extiendan la fecha de caducidad del cupón. Es un truco al que he recurrido varias veces. No es seguro, pero ha funcionado una de cada tres veces.

Compara los precios de las tiendas locales y online

Los precios de la tienda local y la tienda online no siempre coinciden. Ahora que nos hemos armado con Smartphones, es muy fácil comparar el precio que ves en la tienda con el que te ofrecen online al momento. Y, si acostumbras a comprar online, es tan fácil como llamar a la tienda local para averiguar el precio. Por ejemplo ciertos productos de informática salen más baratos por internet.

Compara precios online entre las distintas tiendas

Hay muchas tiendas online en las que puedes comprar tus productos, y todas ellas ofrecen precios distintos. Google mismo te ayuda a comparar precios entre tiendas con unos cuantos toques en tu teclado.

Una de las cosas que acostumbramos a hacer, es buscar comparativas online. Esos sitios que analizan los mejores productos dependiendo de si los queremos o no. Uno de los ejemplo de los portales para comprar barato online puede ser el portal de Mejor Calidad Precio, que es el que actualmente lidera el mercado en este tipo de comparativas.

Usa cupones múltiples estratégicamente

Si una tienda online te deja usar múltiples códigos de descuento a la vez, úsalos en el orden correcto. Para conseguir los mejores descuentos, a veces hay que jugar un poco con las matemáticas. Por ejemplo, si tienes un código de descuento de un 20% y otro de 15€ d descuento, usa el 20% primero. Eso te dará un mayor descuento en el precio final.

Algunos sitios que usan este tipo de cupones pueden ser los de Gear Best, que constantemente están mandando cupones a su lista de correo.

Ten en cuenta los reembolsos de bajada de precio

Digamos que has comprado un producto, y, días después, te das cuenta que su precio ha caído en picado. Algunas tiendas te harán un reembolso de la diferencia de precio si los contactas dentro del número adecuado de días.

Para productos vendidos y enviados por la mayoría de comercios minoristas online, si contactas la compañía dentro de los siguientes siete días a haber recibido el paquete, te reembolsarán la diferencia de precio. Puedes monitorizar los cambios de precio de algunas de ellas con ciertas páginas y aplicaciones.

Ciertas tarjetas de crédito también ofrecen protección de precio. Eso significa que si el precio baja en una cierta cantidad de tiempo des de tu compra, te reembolsarán la diferencia. Aun así, no es muy conocido, así que deberás investigar un poco para encontrar aquellas que te proporcionen dicha oferta.

octubre 27, 2017